Antes de la invención y popularización de las calculadoras de bolsillo, la única ayuda para los cálculos en matemáticas actuariales y financieras, era el empleo de las tablas financieras.

Estas tablas, se popularizaron para la obtención de los valores financieros, factor de capitalización, factor de descuento, y más aún por su complejidad de cálculo, para los valores actuales y finales de una renta unitaria.

Con la aparición de las calculadoras de bolsillo, y sobre todo con la presentación de las «calculadoras financieras» como la HP80, por Hewlett-Packard en 1972, los cálculos actuariales se facilitan enormemente. Es posible obtener estos factores de capitalización o descuento, así como el valor actual o final de una renta, la anualidad o hacer cálculos de días entre fechas a golpe de una tecla.

Su popularización y permisividad de empleo en el estudio de las matemáticas financieras, ha sido importante. De hecho, la HP12c de Hewlett-Packard, junto con la BAII de Texas Instruments son las únicas calculadoras permitidas para la obtención del título de Analista Financiero Certificado. Es evidente que la lista de calculadoras financieras abarca más modelos de estos y otros fabricantes.

VisiCalc

La primera hoja de cálculo VisiCalc por Dan Bricklin y Bob Frankston en 1978, cambió el mundo de la informática personal pasando a convertirla en una seria herramienta de negocios y para financieros. Puede obtenerse una copia funcional gratuita desde aquí.

Relata Bricklin en una entrevista, que estaba mirando a su profesor de la Universidad de Harvard crear un modelo financiero en la pizarra. «Cuando el profesor encontraba un error o deseaba cambiar un parámetro, tenía que borrar y reescribir un número de entradas secuenciales en la tabla». Esta tediosa situación, le dio la idea a Bricklin de que podía replicar el proceso en un ordenador creando una «hoja de cálculo electrónica» que le permitía ver los resultados de las fórmulas subyacentes, insertar filas o columnas, etc. A la vez, se le añadieron las funciones típicas para facilitar los cálculos financieros.

Aunque estas herramientas (calculadora y hoja de cálculo), resultan geniales para facilitar el trabajo además de reducir el número de errores, hay que señalar que aunque en términos generales, la informática resuelve problemas de cálculo, no soluciona la necesidad de dominar primero la materia. Su conocimiento por tanto no lo puede suplir el ordenador o la calculadora.

En estos módulos, fundamentalmente en Gestión Financiera, se utiliza la calculadora financiera HP12c, la calculadora financiera más popular con más de 30 años de existencia, como herramienta fundamental para los cálculos financieros. Muchos ejercicios se resuelven con la ayuda de la misma, aunque la funcionalidad descrita es válida para otras calculadoras financieras.

En una mayoría de los ejemplos resueltos, se describe su utilización para la resolución de los mismos.

También puede utilizarse la HP10bII+, una calculadora financiera muy asequible y completa.

Igualmente, la hoja de cálculo (Excel, Calc, etc.) se utilizan para facilitar los cálculos. Algunos ejercicios se resuelven con la utilización de Excel. Puede consultarse la plantilla.