Objetivos

Cuantas menos diapositivas necesites, más convincente será tu idea. Guy Kawasaki

La fase final del proyecto recoje la documentación del mismo y la presentación. Esta presentación, se hará en el aula al estilo «Pecha Kucha»: 20 presentaciones de 20 segundos cada una (= a 6', 40"). Puede también utilizarse este enlace de «El arte de presentar» para ver el método Kawasaki de presentaciones con la regla 10/20/30.

El desarrollo del mismo se hará en 1 semana.

Documentación

En síntesis, las pautas que debes seguir para una presentación, son las siguientes:

  • Hablar en público requiere esfuerzo y preparación, independientemente de sus habilidades para la comunicación personal.
  • Un exposición o presentación requieren un desarrollo original y una metodología adecuada.
  • La presentación implica que usarás una herramienta que haga de intermediaria entre tu audiencia y tú: esta herramienta debe facilitar la mediación, pero no puede transmitir todo lo que tú sabes ni todo lo que contiene tu trabajo, sino que debe conducir el interés de la audiencia dentro del orden de ideas de tu trabajo.
  • Orden de ideas: usa una estructura simple y lineal (como en el teatro clásico: tres actos, planteamiento, nudo y desenlace, o en nuestro caso, introducción, desarrollo y conclusiones) apoyada por su correspondiente argumentación.
  • Se trata de un discurso expositivo: debes transmitir unos conocimientos objetivos de modo imparcial, y demostrar lo que has aprendido sobre la materia.
  • Ensaya antes de la presentación. Ante otras personas o ante el espejo.
  • Habla despacio, con precisión y con aplomo. Haz pausas.
  • Comienza saludando. Preséntate: la exposición oral de tu trabajo es un acto formal y no debes evitar las formalidades.
  • Elige el tono que vas a usar para dirigirte a tu audiencia y mantenlo durante toda la presentación.
  • Usa términos, expresiones y palabras que comprendas a fondo: no trates de impresionar con terminología innecesaria.
  • Si usas términos en inglés o en otros idiomas que habitualmente vemos por escrito asegúrate de que conoces la pronunciación correcta.
  • Usa todo el cuerpo para expresarte: usa tus ojos para mirar a los ojos de un oyente; mueve las manos cuando quieras enfatizar algo o dirigir la atención a algo; si estás de pie camina, no bailes; no muestres tu espalda.
  • PowerPoint se inventó para hacer presentaciones: no es el único medio que puedes usar, aunque quizá sea el medio que te resulte más fácil para expresarte.
  • El diseño ayuda a captar la atención de tu audiencia.
  • Evita las plantillas prediseñadas: usa tu propio carácter, sé creativo.
  • Escribe primero un guión: ¿tienes claro el orden del discurso? No tienes por qué seguir el orden del trabajo, sino que puedes comenzar destacando las conclusiones, la metodología, los interrogantes...
  • La presentación, debe ser:
    • Simple y ordenada,
    • Una idea por transparencia,
    • No abuses de las viñetas,
    • Utiliza fotos de calidad profesional,
    • Evita los datos, cuenta historias.
  • Elige la tipografía, evita las fuentes por defecto, resultan aburridas por demasiado vistas. Usa 2-3 estilos, no más en la misma presentación.
  • Elige bien los colores, utiliza una gama de colores y mantenla. Una presentación puede tener un fondo claro o un fondo oscuro, pero casi nunca se deben usar colores brillantes de fondo. El color de la tipografía debe mantener un alto contraste con el color de fondo.
  • Tu presentación debe conectar con la audiencia, captar y mantener su atención, y fomentar la comprensión y el recuerdo.

Recuerda que los 10 puntos que debes considerar en la presentación, según Kawasaki son:

  1. Título,
  2. Problema,
  3. Solución,
  4. Modelo de negocio,
  5. La magia que hay detrás,
  6. Marketing y ventas,
  7. Competencia,
  8. Equipo de dirección,
  9. Proyecciones financieras e indicadores clave,
  10. Estado actual, logros hasta la fecha, cronología y empleo de los fondos.

Y no olvides los 10+5 errores más comunes:

  1. No te has enterado todavía de quién es tu audiencia:
    A lo largo de tu aventura empresarial, hablarás como mínimo ante tres audiencias bien diferenciadas: potenciales clientes, socios o inversores. Aunque siempre cuentas el mismo proyecto, no lo haces de la misma forma ni pones el acento en los mismos aspectos.
  2. No has investigado a tu audiencia:
    Normalmente conseguirás la oportunidad de hablar ante un solo inversor o ante un reducido grupo. Debes investigarlos a fondo previamente para conocer sus actitudes, preferencias, conocimientos y perfil de inversión.
  3. No escuchas al inversor:
    Los inversores buscarán y encontrarán fallos en tu proyecto. Puede que tu proyecto no sea invertible aunque sea viable, puede que el modelo de negocio aún esté inmaduro, puede que tus estimaciones de crecimiento sean infundadas o puede que carezcas de escalabilidad. Ellos te ayudarán a descubrir agujeros en tu negocio y a mejorarlo.
  4. No tienes claro tu objetivo:
    En una primera presentación, tu objetivo no es conseguir financiación, sino despertar suficiente interés como para concertar una segunda cita. No se trata de contarlo todo, sino de despertar la lujuria por más. Una presentación es un acto de seducción.
  5. Hablas más de tu producto/servicio que del modelo de negocio:
    Te apasiona tanto tu idea que hablas más sobre ella que sobre cómo vas a generar dinero. Recuerda que el inversor busca cómo multiplicar su inversión y el exit, no cómo usar tu tecnología.
  6. No has hecho los deberes:
    Los inversores profesionales quieren que les cuentes qué necesidad resuelves (mercado), cómo lo estás haciendo ya (proyecto en marcha), por qué eres el adecuado (equipo), qué necesitas para seguir adelante (inversión) y cómo planeas ganar dinero (modelo de negocio). El mayor error es acudir a la presentación sin un modelo de negocio claro.
  7. No has madurado tu idea:
    Tu idea no vale nada. Tú eres quien vale. El inversor invierte en ti más que en tu proyecto. Quiere constatar tu capacidad de desarrollar la idea y de ejecutarla. No acudas con una servilleta, acude con una web que ya está funcionando.
  8. No vas al grano:
    Normalmente dispondrás de muy poco tiempo para hablar con los inversores, a lo sumo 15 minutos. Elimina los detalles innecesarios y céntrate en lo que el inversor desea escuchar. No hables de lo que te interesa a ti, sino de lo que le interesa a tu audiencia.
  9. No piensas lo que dices:
    El inversor busca en tu presentación razones para no invertir. No le des ninguna. Ni se te ocurra decir cosas como «No tenemos competencia», «Nos va a comprar Google», «Nadie ha hecho nada parecido antes», «Somos el mejor equipo», ... y ¡no menciones a los chinos!
  10. Tu presentación es un desastre:
    1. Mucho texto y pocas nueces: Transparencias llenas de texto y de tablas Excel diminutas,
    2. Gráficos pequeños y poco descriptivos: Imágenes irrelevantes, falta de estructura y organización,
    3. La presentación es solo una ayuda a tu guión: Pretender contarlo todo, leer las transparencias mirando la pantalla,
    4. Imagenes prediseñadas: ¿Seguro que no hay nada mejor que una imagen prediseñada del PowerPoint?,
    5. Tipografía que no se lee bien: No es lo mismo verlo en la pantalla de tu ordenador que a través del proyecto.

Enlaces particulares

A la hora de hacer la exposición final, es interesante que se tengan en cuenta estas recomendaciones:


En Eumed, nos dan estas técnicas correctas de presentación,

La Universidad Carlos III, nos da una guía de Cómo hacer presentaciones atractivas,

En la página Cómo hablar en público, también nos dan estas recomendaciones,

En el blog de Sage, también tenemos estos Consejos para hacer una buena presentación,

En elempleo.com también nos dan recomendaciones de ¿Cómo hacer una presentación en público?,

En el blog de Javier Megías también nos dan unas Ideas y trucos para hablar en público.